Tuppers | ¿Qué Materiales son los más Saludables y Sostenibles?

Desde que en 1947 Earl Silas Tupper (trabajador de la famosa compañía química Dupont) nos presentó a la humanidad el llamado “Tazón maravilla”, más conocido como el Tuppers, Tápers o Fiambreras, este maravilloso invento nos ha acompañado generación tras generación facilitándonos la vida de tal forma que hoy en día es el recipiente más usado para almacenar alimentos en casa, ya sea en el frigorífico o en el congelador y para llevar comida al trabajo.

Ahora bien, si nos importa lo que comemos, preocupándonos de que no dañe nuestra salud o el medioambiente, también debe importarnos como almacenamos los alimentos.

De este maravilloso envase, no es oro todo lo que reluce, y hay cosas que debes saber sobre los tuppers antes de lanzarte a la compra y uso masivo.

Debes saber qué materiales son saludables y cuáles no, ya que el envase va a contener alimentos y hay materiales que contienen compuestos químicos capaces de “migrar” desde el envase hacia el alimento que contiene y esto puede ser peligroso para la salud.

 

Materiales saludables para tuppers

Vamos a empezar primero por contarte las que desde mi punto de vista son las mejores opciones, que además las tenemos fácilmente a nuestro alcance.

Tuppers de Cristal

Para mí, desde luego la mejor opción con diferencia y te voy a contar el motivo para que tú lo compruebes.

El cristal es un material de los más sanos y respetuosos con el medio ambiente, que no desprende partículas, permite cocinar en ellos incluso en el horno y no cambian el sabor de los alimentos y cuando dejas de usarlos se pueden reciclar.  Si comes fuera permite calentar la comida en el microondas en el mismo recipiente, eso si, acuérdate de quitar la tapa si es de plástico. También pueden soportar temperaturas de hasta 300ºc en la cocción y -40ºc en congelación, si son de un vidrio de calidad. Además, no se estropean con el uso y se pueden limpiar perfectamente en el lavavajillas sin deteriorarse.

Otra ventaja es que puedes reciclar botes de cristal que tengas en casa, para guardar en el frigorífico, congelar o incluso llevar la comida al trabajo. Una idea que se ha convertido ya en tendencia y que seguramente habrás observado tanto en restaurantes como en muchas webs de cocina donde se aportan un montón de ideas creativas y saludables.

También tiene algún inconveniente y es que se pueden romper, por lo que no son aconsejables para niños, pesan más que otros materiales por lo que si los usas para llevar la comida al trabajo, es más incómodo, y el precio es superior a otros materiales, aunque este inconveniente yo creo que es el menor ya que duran mucho más y desde luego la inversión merece la pena, solo por la salud.

Tuppers de Acero Inoxidable

Esta opción también es muy buena ya que es un material seguro que no contiene tóxicos que puedan migrar a los alimentos, eso sí, tienes que asegurarte de comprar un acero de buena calidad tiene que ser 18/10.

Los tapers de acero inoxidable son una buena opción para los niños, ya que no se rompen, pesan poco y son duraderos. También son buena opción para guardar comida en casa o llevarla al trabajo, siempre que no haya que calentarla en el microondas, claro, porque los metales no son aptos para este electrodoméstico.

Otra ventaja, es que se limpian muy bien en el lavavajillas, no acumulan olores ni sabores.

Los hay con compartimientos o apilables, incluso con los cubiertos integrados, con un montón de diseños a elegir.

Tuppers de Silicona

La silicona es otro de los materiales saludables para usar en contacto con alimentos, siempre que sea silicona platino -apúntate este dato-.

La silicona, por si no lo sabes se obtiene de sílice y oxigeno, uno de los componentes naturales que encontramos en la arena, y de lo que se hace también el vidrio. Por lo tanto, la silicona no proviene del petróleo, aunque sé que hay algunas que se han obtenido de compuestos plásticos, por eso tienes que fijarte en la calidad de la silicona que compras.

Tiene unas propiedades que la hacen ser un material estrella para muchas aplicaciones. Es resistente al calor, flexible y suave al tacto, no mancha, no se desgasta, no envejece,  no contamina, y puede adoptar formas y colores, tiene una baja conductividad térmica, y una baja reactividad química, no es compatible con el crecimiento microbiológico, no es tóxica, por lo que es ideal para uso alimentario y médico.

Los tuppers de silicona son una opción excelente para que los niños lleven sus alimentos al cole, para el trabajo, y para casa, incluso para congelación.

Tienen la ventaja de que se pueden calentar alimentos en el microondas o en el horno y se pueden limpiar fácilmente en el lavavajillas.

Lo que todavía no he encontrado, son recipientes de silicona con tapa hermética, salvo las bolsas que parece que funcionan muy bien incluso para líquidos.

La única desventaja que le veo es que el precio de la silicona platino, es un poco alto, aunque la inversión para mí merece la pena.

Creo que podemos obtener un balance bueno si combinamos vidrio y silicona en la mayoría de los envases que usamos en nuestro día a día.

Tápers al Vacío

Los tapers con válvula de vacío son una opción excelente para conservar los alimentos durante más tiempo manteniendo mejor los sabores y texturas.

Al extraer el oxígeno evitamos el crecimiento de microorganismos que estropean los alimentos. Esto no quiere decir que se vuelvan eternos, sino que nos duran frescos bastante más tiempo.

Para mí los mejores tuppers al vacío son los de vidrio, por todas las razones que he comentado anteriormente, no vamos a evitar el oxígeno por un lado y por otro vamos a exponer a los alimentos a un plástico que es menos saludable que el vidrio.

Esta opción es buena si sois de los que preparáis comida un día, para comer toda la semana, el batchcooking tan de moda ahora, aunque lo hayamos aprendido de nuestras madres, sin llamarlo así.

Tuppers de Bambú

Aunque el Bambú es un material considerado como natural y saludable y sostenible, existe cierta controversia sobre lo saludables que son los tuppers de Bambú.  La duda viene porque algunos fabricantes se sirven de materiales considerados poco saludables, por no decir tóxicos, para darle a estos envases un acabado atractivo e impermeable.

Muchos de estos tuppers, que la verdad, tienen unos diseños y estética, muy buenos, desde mi humilde punto de vista, son aptos para lavavajillas, no absorben olores ni sabores, y esto se consigue gracias a estos tratamientos.

El problema aquí es el de siempre, el etiquetado, que no habla de los tratamientos y productos añadidos que contiene. Por este motivo, la recomendación es que, si consigues saber a ciencia cierta que el tupper está hecho con bambú natural, sin sustancias añadidas, es un material totalmente inocuo, y recomendable, pero si no lo tienes claro, elije cualquier otro de los materiales que tienen garantías de ser inocuos.

La ventaja que tiene el bambú es que es resistente y no pesa nada, por lo que sería muy recomendable para llevar al trabajo, o para niños.

Materiales a evitar en los tápers

Bueno pues una vez explicado las mejores opciones para guardar y transportar alimentos, creo que hemos conseguido un buen abanico de posibilidades y sencillo de conseguir, solamente hay que ir cambiando nuestros hábitos y empezar a elegir nuestras opciones según la vida y circunstancias personales que tengas.

Pero sobre todo, lo más importante, es identificar y eliminar de nuestra vida los materiales que no son nada aconsejables.

En primer lugar, desde luego el plástico , en cualquiera de sus formas, aunque te digan que no contiene BPA, el problema es que no se sabe lo que contiene.

Actualmente, hay más de 1000 sustancias que pueden migrar a los alimentos han sido analizadas y aprobadas por los expertos nacionales o de la Unión Europea. Otro montón de ellas (se calcula que entre 50.000 y 100.000 sustancias pueden migrar en cantidades potencialmente peligrosas) están en estudio, pero no se sabe nada, y por lo tanto se siguen usando.

Sin ser alarmista, que no me gusta, yo sigo el principio de precaución, hay otras opciones que sí que sabemos que son sanas, por lo tanto, son las que uso.

Desde luego, nunca, calientes comida al microondas en envases de plástico, ya que es cuando más sustancias peligrosas pueden migrar a los alimentos.

Con el tiempo y el uso, los plásticos se van degradando y descomponiendo y empiezan a perder partículas de los que están hechos, y que nos comemos, así que no dejes envejecer tus tápers de plástico si los tienes.

Para mí, por la vida que llevo uso sobre todo los de cristal y los de silicona.

¿Y tú? ¿has cambiado ya tus tuppers de plástico por opciones más saludables?

Déjame tus opciones preferidas en los comentarios, ¡Me encantará saberlo!

Si te interesa leer más sobre como hacer de tu cocina un lugar saludable y sostenible, te recomiendo que pases por la sección de Cocina Sostenible.

También te interesa…
No hay Comentarios

Haz un comentario

&nbsp

Súmate a S+V 

*Obligatorio